sábado, 26 de mayo de 2018

Coronda y Nosotros

Memoria, Verdad y Justicia
Por: Daniel Vaschetto

Coronda queda a 40-45 Km. al sur de la ciudad de Santa Fe. Integra el paisaje ribereño del Paraná de una manera espectacular, muy hermosa. El río amarronado corre lento con el marco del verde de la vegetación; las islas que van y vienen de acuerdo al curso del agua, las lagunas y esteros diseñan un dibujo antojadizo …en fin, un panorama casi paradisíaco.
Coronda es la “Capital de la Frutilla” desde 1958; decenas de pequeños propietarios la cultivan y centenares de trabajadores –la mayoría de ellos, chaqueños- la siembran en marzo y la recogen entre agosto y noviembre. Antes eran “peones golondrina”, pero desde fines de la década del ´90 abandonaron esa modalidad para establecerse de manera definitiva.
En febrero, el río Coronda es el escenario de la Maratón Acuática Internacional Río Coronda (“la mas linda del mundo”), en la que intervienen numerosos nadadores, muchos de ellos destacados a nivel mundial, y otros no tanto. Eso no interesa: el desafío es ganarle al río y allí no importa tanto la estirpe, importan el coraje y la decisión. Se disputa en febrero de cada año, con largada en el Puente Colgante de la ciudad de Santa Fe (el que se llevó la inundación y algún gobernador se llevó partes o las mal vendió como chatarra) y llegada en la Avenida Costanera corondina. En una distancia de 57 Km., los competidores –brazada a brazada- se superan a sí mismos y devoran el cauce del río entre camalotes, sauces y espinillos, acompañados de lanchas, botes y canoas y una multitud en las costas.
En Coronda también está una cárcel, fácilmente identificable, ya que el torreón de 41 m. se divisa desde lejos.