sábado, 6 de agosto de 2016

Niños Invisibles



Por:  Alina Bonacci / Agustina Ordóñez, 13 años / Ángel Barrios, 12 años / Pablo Gorosito, 12 años / Alexander Ordóñez, 12 años


-¿Cómo es su nombre, y cómo está conformada su familia?
Ante todo, gracias por tenernos en cuenta para esta entrevista. Mi nombre es Rodolfo Di Terlizzi, y a mi familia la completan Sandra Istillarte, mi esposa, docente, Matías (26), Antonella (24) y las mellis Brisa y Victoria (8).

-¿Cómo es un día cotidiano en su familia?
Comenzamos cada día antes de las 7 porque las niñas asisten a la escuela en turno mañana, y vivimos fuera de la ciudad, así que tenemos un buen rato de preparativos y para llegar a tiempo. Almorzamos casi todos juntos, y alternamos mi trabajo, vinculado a la construcción, con las actividades que todos tenemos. Nos ayudamos, nos complementamos.

-¿Cuál era su tarea en Casa Cuna?
Comenzamos en el año 2008 colaborando en mejoras edilicias, procurando donaciones de alimentos, ropa, etc, y poco a poco nos fuimos involucrando involuntariamente. Estar en el Hogar te hace sentir parte de sus realidades, los chicos la pasan mal. Al tiempo ya éramos Familia Colaboradora, o sea que fuimos evaluados y ya podíamos retirar niños durante los fines de semana, para albergarlos en nuestra casa, y contenerlos hasta tanto fueran declarados en estado de adoptabilidad.

-¿Cómo, y cuándo surgió la idea de adoptar?
En realidad nosotros como matrimonio nunca tuvimos la idea de adoptar, pues ya felizmente teníamos dos hijos biológicos y estábamos muy bien. Pero durante años colaboramos con el Hogar y comenzó una relación muy particular, inesperada, con una de las mellis, que en ese momento tenía solo 3 añitos recién cumplidos, y estaba institucionalizada al igual que sus dos hermanas mayores. En ese momento tomamos la decisión de anotarnos como aspirantes a su guarda, llevamos adelante cada paso procesal, nos anotamos en el Registro Único de Adoptantes, presentamos absolutamente todo lo que se nos solicitó, en fin no tuvimos fisuras al respecto. 

-¿Nos podría contar cómo fue ese camino para adoptar a las niñas?
Transcurrieron casi 3 años, la relación seguía cada vez más fuerte, el amor mutuo era inmenso, y ya conocíamos a su hermanita melliza. En determinado momento, durante un desagradable proceso judicial, decidimos luchar porque estuvieran juntas, más allá de que al principio era tremendo pensar que una de las niñas hacía un buen tiempo ya vivía con una familia solidaria, a quien no le permitían adoptar pero que la contenía de la mejor manera. En realidad el Estado y este sistema perverso nunca procuraron que estuvieran juntas a partir de haber sido institucionalizadas. Eso nos parecía terrible, un avasallamiento de sus derechos imperdonable.

¿Por qué no llevaron adelante, desde un principio, los dos trámites de adopción?
Precisamente, porque nos parecía cruel generar otra ruptura. La subsecretaría de la niñez relegó por completo este caso – como tantos otros – y el tiempo seguía pasando sin resolverse. Pero luego, incluso con constante apoyo y asesoramiento psicológico y profesional mediante, entendimos que el derecho más importante de ellas era estar juntas, recuperar su tiempo perdido, y eso era lo primordial, y fue por lo que luchamos, hicimos marchas, juntamos casi 25.000 firmas de apoyo en poco más de una semana, sumamos apoyo institucional desde diferentes instituciones, estamentos del Estado Nacional, organizaciones políticas y sociales, la sociedad conoció nuestra historia y el apoyo fue arrollador, se convirtió en nuestro puntal, jamás terminaremos de agradecer a cada uno de los que a su manera colaboró para que hoy las mellis estén juntas, recuperando su tiempo perdido, creciendo y madurando juntas, como siempre debió ser.

-Después de todo lo sucedido ¿cuál es su opinión acerca de la Subsecretaría de Niñez  y Casa Cuna?
La Subsecretaría de la Niñez de la Provincia es la que debería resolver cada uno de los casos en los que los niños son retirados del seno de sus familias biológicas, justificadamente, por abusos de diferentes características. Digo “debería ser” porque lamentablemente tanto sus subsecretarios, como Directores y quipos interdisciplinarios adolecen de la “gimnasia” institucional, profesional y humana para hacerlo en tiempo y forma. Prácticamente en ningún caso respetan los plazos que la ley indica para que sus situaciones judiciales sean resueltas, permitiendo con ello que los niños pierdan sus mejores años, los de su infancia, dentro del marco de una institución de tránsito, sin la contención integral de una familia. Esa es la manera más perversa de avasallar a un niño, contando con todas las herramientas, los elementos jurídicos, los equipos profesionales (al menos con formación académica), presupuestos millonarios, y sin embargo la triste realidad de los niños les pasa por un costado. Me pregunto… quién es más abusador? El integrante de una familia que los haya vulnerado? O el Estado, las instituciones, el sistema judicial, y la sociedad que no levanta la mano para ser parte de un cambio radical en sus vidas? Es muy triste. Esto habla de la mediocridad en la que naufragamos como sociedad.
Y Casa Cuna ha sido lamentablemente durante décadas un espacio desaprovechado, ya que potencialmente hubiera resuelto una falencia de tránsito para los niños, pero ha sido lamentable, y lo sigue siendo, el desmanejo de la institución, por parte de numerosas comisiones directivas que han permitido todo tipo de situaciones desagradables para los niños, las cuales durante años hemos denunciado incluso logrando que recientemente se pidiera la renuncia en pleno de una CD. Y el hogar ha sido parte de esa lacerante intrascendencia en cuanto a las gestiones para lograr procesos ágiles para los niños alojados, entre tantas otras falencias. Siempre la prioridad pareciera ser lo administrativo, y los niños quedan relegados sin que nadie los escuche, represente ni defienda. 

-¿De qué se trata la Asociación Niños Invisibles?
Nuestro caso fue el primero en el país que se resolvió favorablemente en el área de familia, en una quinta instancia, tras dos años de reveses, mediante la instrumentación de un recurso extraordinario por anticonstitucionalidad, evaluado y ratificado por la Corte Suprema. Eso marcó un precedente muy importante, contundente, para muchos casos similares del resto del país. Por eso asumimos que debíamos continuar con una lucha que los niños merecen. Y el modo que nos pareció más versátil, valedero y confiable, es el de institucionalizar esa lucha a través de nuestra Asociación Niños Visibles, la cual está en formación, con grandes planes para defender los derechos de los niños. En breve haremos públicos los nombre de jerarquizados santafesinos que desde diferentes ámbitos nos acompañarán en el seno de la Comisión Directiva, los cuales nos honran y asumen también el compromiso, de modo de poder iniciar un camino de acciones concretas a favor de los niños.
Para finalizar, solo querría pedir a cada uno de los lectores que se sienta parte de esta lucha, que interpreten que si no levantamos la mano para intentar brindarles un escenario más propicio jamás vamos a superar esta dolorosa realidad de que los niños institucionalizados son nuestras víctimas, y todos somos responsables. Debemos exigir al Estado y al sistema judicial que trabajen con mayor responsabilidad y compromiso para, sobre todas las cosas, acortar los plazos de institucionalización, y que los niños puedan ser declarados en estado de adoptabilidad dentro de un lapso de no más de seis meses, como indica la nueva ley de adopción. No seamos parte de quebrar su futuro, de arrebatarles los mejores años de su infancia, mirando a un costado.

viernes, 8 de julio de 2016

La Vecinal Chalet Cumple Años


Entrevista a Ana Ingaramo 
Por: Hernán Vargas / Alina Bonacci / Jonatan Ayala, 12 años / Agustina Ordóñez, 13 años / Ángel Barrios, 12 años / Alexander Ordóñez, 12 años / Agustín Reinoso, 11 años / Lucas Rodríguez, 10 años / Juan Pablo Racamato, 14 años

- Bueno, Ana, te queríamos realizar una entrevista sobre la vida institucional de la Vecinal de Barrio Chalet. ¿Cuál es tu puesto en la Vecinal?

Ana Ingaramo - Yo soy Secretaria General de la Vecinal.



- ¿En que año fue formada la vecinal?
Ana Ingaramo - Tomamos como fecha formal el año 1986 porque es cuando se logra la personería jurídica, ya que así lo establecen los estatutos dando por sentado que se reúne un grupo de vecinos para conformar la Asociación Vecinal Barrio Chalet siendo reconocidos por el Estado Municipal y Provincial.

martes, 14 de junio de 2016

Lucha contra el uso indebido de la droga



Entrevista a SANTIAGO DUSO, Director de la Casa Monseñor Zaspe y Casa San Agustín, Santa Fe.
Por: Hernán Vargas

-Contanos, Santiago, cómo trabaja la Asociación Nazareth.

Juan voluntario de Nazareth y coordinador de
grupo de adolescentes en parroquia del barrio. En Campaña.
Santiago Duso- La Asociación fue fundada en Cañada de Gomez, hace alrededor de 26 años, funcionamos en Santa Fe y Córdoba, donde hace poquito inauguramos una casa en la ciudad capital, tenemos una Casa de menores en Rafaela, una Casa de internación, Centros de día en Rosario, en Río Cuarto, en Villa María y San Francisco. En Santa Fe capital contamos con dos centros, de los cuales soy el  Director, agradezco esta nota así la comunidad de Santa Fe puede enterarse que acá tiene dos Centros, una casa de internación en San José del Rincón llamada Monseñor Vicente Zaspe con una capacidad de 16 personas y es una atención mas personalizada para el paciente que está internado y donde estamos, acá, es la Casa San Agustín, y es un Centro de Día con jornada completa, media jornada, y ambulatorio, y es donde se hacen los procesos de admisión. Esta es la sede y se encuentra en General Paz 6422 y el teléfono es 4602026 y se pueden hacer entrevistas y consultas para los familiares que puedan tener dudas.