lunes, 24 de abril de 2017

14 Años de la Inundación de la Ciudad de Santa Fe: Marcha de las Antorchas


El 29 de julio del 2003, transcurridos tres meses del ingreso de las aguas del Río Salado a la Ciudad de Santa Fe, un grupo de vecinos inundados, llego a la Plaza, frente a la Casa de Gobierno con la consigna de “poner freno a la impunidad”. El grupo estaba constituido por vecinos de diferentes barrios y de diferentes sectores sociales, todos inundados. Todos los martes y los días 29 marchaban alrededor de la Plaza de Mayo con velas encendidas entre sus manos, era la Marcha de las Antorchas.
A cinco años de sus Marchas alrededor de la Plaza, Claudio Chiuchquievich, escritor santafesino, escribió ésto, que hoy recordamos:



Algunos “errores”que se cometen según la lógica dominante imperante son los “aciertos” estratégicos que nos distinguen de aquellos que decidimos superar.
Y sólo se llega a esta circunstancia cuando se la desea, se la imagina, porque se la proyecta, se la fuerza y existe capacidad para construirla.
Se acierta y se cometen errores en el intento. Y nadie mejor que quienes acometen esos actos (pienso en las Madres de Plaza de Mayo...hoy digo Marcha de las Antorchas) para comprender las razones que los explican.
Nunca han sido tibias/os a la hora de ser profundos al momento de escrutarse, cuando se hace necesario despojarse aún de los prejuicios compartidos para intentar abordar la propia realidad.
Por eso digo desde hace un tiempo que algunos “errores” que se cometen según la lógica dominante imperante son los “aciertos” estratégicos que nos distinguen de aquellos que decidimos superar.
Desde hace cinco años, tenemos la oportunidad de comprobar cómo los integrantes de la Marcha de las Antorchas se aventuran a hacer lo que no está permitido: se atreven a desafiar lo trillado conocido; abordan políticamente esa instancia construyendo una nueva estética; dicen con el cuerpo todo cuando el resto tan sólo trata de coordinar la vista con la voz; acceden al misterio de provocar conmociones entre quienes ya ni esperaban ser sacudidos en esta ciudad casi tan sin sorpresas como la que vivís; echan a rodar claridades de compromisos inclaudicables que no se pactan con ningún candidato de ocasión; demuestran que todavía existen quienes nos ofrecen su respeto cuando suben a un escenario para tomar la palabra; apelan a lo innegable que cada uno debe aceptar; generan la envidia de los que habitualmente ocupan esos lugares sin generar una sola emoción; responden a los teóricos qué es construir ciudadanía; nos hacen sentir a todos que nos enorgullece comprobar cómo cabalgan su propio camino; que es verdad que enarbolan está racionalmente explicitada, pero que en el camino no han perdido la pasión…

Debe ser por eso que decía Piglia en Respiración Artificial: “La pasión es el único vínculo que tenemos con la verdad”. Esa pasión que es el producto del deseo: el de justicia...Y debe ser por aquello que dijo Chaplin en Candilejas: “La vida es un deseo, no un sentido”.
Pero…¿saben qué?
Nada nos separa de la conciencia cuando se siente lo que se hace...que es así como se construye sentido.
Y tiene sentido lo hecho. Porque proviene del asco que nos produce convivir con: la mentira organizada (nunca tan patética), el silencio cómplice (jamás tan audible), el temor de los hipócritas (latente, abundante y explícito).
Por eso son tantos ingenieros de la política trillada les tienen miedo. Porque les enrostraron lo que no tienen. Y lo que

sus pactos les impiden hacer para lograr lo que ustedes despiertan en aquellos que acuden a los sitios en los que ustedes accionan con la potencia que despliegan aquellos que saben reconocer en sus debilidades la propia fortaleza.
Eso es construir poder, no ser un poderoso. Eso que decía Roberto Arlt: “Los aparatos políticos otorgan muchas cosas, poder, por ejemplo; pero no inteligencia, que es su creación y no su mera acumulación burocrática”.
Esto es lo que hacen ustedes: construyen poder, accionan con razones, traccionan despertando confianzas, lo asumen con plena conciencia, exponen el pellejo en el ruedo, despliegan certezas que invitan a lo posible, nos demuestran que es realizable, asumen los costos de sostener dignidades, se crecen desvergonzadamente alegres...Por todo eso, muchos les tienen miedo.
Allí está su exposición, la de ellos.
En cambio, de su lado: los valores, los datos que demuestran complicidades o corrupciones, la entrega y la miserabilidad que ellos han construido comprando silencios. De su lado: la potencia de la voluntad de sentirse dignos.
¿Y saben qué?
Además, ustedes a los que se sienten decentes los asombran; a los que jamás juegan su honestidad los sorprenden; a los que asistieron ayer a la Plaza los traicionaron; a todos los que concurrieron al acto los convencieron.
Por eso digo:
Nada nos separa de la conciencia cuando se siente lo que se hace...que es así como se construye sentido. 

Este texto fue escrito un día después del acto del 29 de Abril de 2007, y leído en el programa Demasiado Tarde para Nada, emitido por FM 91.9

No hay comentarios:

Publicar un comentario