lunes, 29 de julio de 2019

Un Viaje por El Rosa

Por: Cristina Moreaux / Fotos: Hernán Vargas

Dejamos mochilas, bolsos y abrigos en la sala de ingreso del Museo Rosa Galisteo, luego de algunas recomendaciones de parte de Irina y Hernán, los guías del museo, comenzamos el viaje por “El Rosa”.





Dejamos atrás a la DIOSA DE LA MONTAÑA, escultura de Leonardo Bistolfi que fue traída de Italia y donada por los hijos de la nieta del fundador del museo; y al BUSTO DE “MARTÍN RODRÍGUEZ GALISTEO”, quien construyó el edificio para que funcionará como museo y biblioteca. En 1920 lo donó a la Provincia de Santa Fe con la condición que le pusieran “Rosa” como su mamá. 












Y comenzamos el viaje con los guías: Irina y Hernán.


















Nos detuvimos en una parada técnica “Emilia Bertolé”, quién fue una pintora y poeta rosarina, vimos su obra: “Autorretrato”, y siguiendo el consejo de Hugo Padeletti -poeta y artista que dirigió este museo en el año 1962- que dijo: “Quiero recordar, por último, que un buen poema es una obra de arte” Y nosotros al modo de la “Técnica del Cadáver exquisito”, de los surrealistas, creamos poemas entre todos.






















En la parada “Raquel Minetti” aprendimos que para que las obras de arte duren muchos años en buen estado hay que hacerles limpieza, arreglos, retocar la pintura, cuidar que no se mojen, etc.




















Llegamos a la “Marcha de Esculturas”, las observamos, y nos preguntamos: ¿De qué material es?, ¿cuáles son sus dimensiones?, ¿cuál es el título? 
















La próxima parada fue la llamada “Parada Manucho”, lugar en el que se encuentra la obra “Retrato de Manuel Mujica Lainez” que pinto José Luis de Figueroa, uno de los nueve retratos que guarda el Museo del escritor, periodista y crítico de arte. Nosotros nos detuvimos a mirar sus retratos y nos sentamos a escribir ciertos rasgos que nos llamaban la atención de Manucho, y así ayudar al investigador Juan Cruz Pedroni que está estudiando esos cuadros.



El viaje llego a su fin, la pasamos muy bien.



Comimos alfajores, y nos prometimos un nuevo viaje por El Rosa, pero esta vez el viaje de los niños será con sus papis!!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario